sensibilidad dental aumenta mucho con el frío

Sensibilidad dental sufre un gran aumento en días de mucho frío

“En cuanto comienza el frío, no puedo ni abrir la boca”, ya que la sensibilidad dental aumenta mucho con el frío. Para Pablo, paciente habitual de nuestra clínica de la calle Sacramento 1, en Oviedo, estos días invernales le tienen desesperado.

No es un caso aislado. Según estudios recientes, en España una de cada tres personas de entre 18 y 54 años sufre las molestias causadas por la sensibilidad dental. (34% de los adolescentes y 24,3% de los adultos).

La sensibilidad dental es la causa más frecuente de dolor dental. Y en los últimos años, en la Clínica Antuña de Alaíz hemos percibido un aumento muy significativo de este problema. Lo achacamos al consumo desmesurado de refrescos carbonatados y bebidas isotónicas, sobre todo entre la población más joven. Asimismo, el auge de los productos de blanqueamiento dental y su uso indiscriminado y sin control, está causando estragos. Sin embargo, tan solo un 7% de los españoles acuden a su dentista para buscar soluciones. Que las hay.

“Es como una descarga, un dolor muy intenso que dura apenas unos segundos. Pero se repite siempre que mis dientes entran en contacto con el frío”, nos relata Pablo. Con el frío, con el calor, al masticar algunos alimentos dulces o ácidos, o, incluso, con la presión.

Los dientes pueden erosionarse por distintos motivos. Un cepillado demasiado enérgico o con un cepillo duro. Un abuso de sustancias blanqueadoras. El consumo habitual de alimentos ácidos como los cítricos o el vinagre. El tabaco. Algunas enfermedades y problemas gastrointestinales. Algunos medicamentos. El bruxismo… Estos elementos afectan a nuestro esmalte y lo pueden desgastar, lo que provoca la pérdida de protección de la dentina.

“La dentina es la parte del diente que cubre el nervio”, explica el doctor Pelayo Antuña. “Está protegida por la encía y el esmalte. Cuando existe una retracción de la primera o la pérdida del segundo, las terminaciones nerviosas del diente quedan expuestas”. De ahí esas “descargas” que nos describe Pablo al ingerir alimentos a bajas temperatura o, simplemente, respirar por la boca.

Pelayo Antuña: “Cuando existe una retracción de la encía o la pérdida del esmalte, las terminaciones nerviosas del diente quedan expuestas”

La sensibilidad dental no es sólo algo molesto

Como te adelantamos en el subtítulo, la sensibilidad dental no es solo algo molesto. No tratarlo a tiempo puede traer consecuencias como la caries, la gingivitis o la periodontitis. Acudir regularmente a la consulta de tu dentista es clave para poder atajarlo. Tu odontólogo es la persona adecuada para solucionar el problema.

Lo primero será encontrar la causa de esa pérdida de esmalte. No es lo mismo que haya sido producida por un bruxismo (apretamiento y rechinar de dientes) que por el abuso de refrescos. El tratamiento será diferente en cada caso: desde cirugía en casos de recesión gingival pronunciada, hasta férulas de descarga. En la mayoría de los casos, una pasta de dientes específica puede ser suficiente para disminuir la sensibilidad dental. Eso sí, procurando eliminar o, al menos, reducir algunos hábitos causantes de la erosión.

A Pablo solo nos queda recordarle que, en días de tanto frío como estos, no olvide respirar siempre por la nariz y abrigar lo más que pueda la zona de la boca.

About the Author :

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

START TYPING AND PRESS ENTER TO SEARCH