Te sangran las encías, gingivitis periodontitis dentista oviedo antuña

Sangran las encías, esto no es natural

Si en nuestra vida cotidiana nos saliera sangre por un oído o por un ojo, correríamos raudos al médico. Nuestra alarma sería máxima. Sin embargo, esto no suele ocurrir cuando sangran las encías. Lo consideramos normal. Lo achacamos al estrés, a la genética o a un cepillo de dientes más duro de lo habitual.

“¡Pero si le pasa a todo el mundo!”, nos decía recientemente uno de nuestros pacientes de Sacramento 1, en Oviedo. A todo el mundo, no. Pero se acerca. Según datos de la Sociedad Española de Periodoncia (SEPA), un 80-85 % de la población adulta en España tiene gingivitis. Es decir, al menos ocho de cada diez españoles padecen esta enfermedad inflamatoria de las encías.

¿Sabías que a la mayor parte de la población le sangran las encías?

Pero tenemos una buena noticia: la gingivitis es reversible. Detectada a tiempo, esta acumulación de bacterias en dientes, encías y restauraciones (placa bacteriana), puede y debe controlarse. De lo contrario, la gingivitis evolucionará hacia una periodontitis. Y esto ya son palabras mayores.

Al menos ocho de cada diez españoles padecen esta enfermedad inflamatoria de las encías que se manifiesta con sangrado

Los peligros de la periodontitis

En la periodontitis, además de inflamación de las encías, se produce una destrucción del hueso. El ligamento periodontal, que tiene como función sujetar los dientes a los maxilares, también desaparece. Y es irreversible.

La consecuencia más evidente de la periodontitis es la pérdida de las piezas dentales. Pero no la más grave. En los últimos años, un gran número de estudios ha encontrado una relación directa entre la mala salud de las encías y algunas enfermedades muy importantes.

Cardiopatías, Diabetes, Cáncer, problemas durante el embarazo…  La gingivitis (cuando sangran las encías), tiene mayor incidencia entre niños y adolescentes. La clave está en una higiene inadecuada. Pero los cambios hormonales a lo largo de la vida de la mujer afectan muy significativamente en los procesos inflamatorios.

Las enfermedades periodontales pueden ser, incluso, causa de bajo rendimiento y lesiones en deportistas de élite. ¿Recordáis al jugador de fútbol del Real Oviedo, Robert Prosinecki? Estaba llamado a convertirse en una de las estrellas del Real Madrid, pero sus continuas lesiones lo impidieron. Finalmente dieron con el quid de cuestión: problemas dentales, que fueron detectados cuando vieron, que le sangran las encías.

Y es que, sin una higiene adecuada, los dientes y encías son susceptibles de acumular infinidad de bacterias. Con la periodontitis, estos microorganismos pueden pasar al flujo sanguíneo y llegar a otros órganos como músculos, páncreas o corazón.

El jugador del Real Oviedo, Robert Prosinecki, estaba llamado a convertirse en una de las estrellas del Real Madrid. Sus continuas lesiones lo impidieron. Tenía problemas dentales

¿Cómo puedes reconocer la gingivitis?

Lo habitual es que la inflamación de la encía te resulte molesta, estará enrojecida y brillante. Y al cepillarte o morder algunos alimentos, puedes sangrar. A veces, incluso, de manera espontánea. No es nada extraño encontrarse con la almohada manchada al despertar por la mañana.

Pero, ojo, si eres fumador, debes estar más atento. El tabaco camufla los síntomas. Así que es preferible que visites a tu dentista más a menudo. Un dato para animar a aquellos que estén pensando en dejarlo: fumar triplica el riesgo de sufrir enfermedades periodontales.
Aunque es tu odontólogo el que mejor te informará, este autotest de salud gingival de la SEPA puede darte pistas.

Si eres fumador, debes estar más atento. El tabaco camufla los síntomas

¿Y se puede prevenir la gingivitis?

Por supuesto. La forma de hacerlo es tan sencilla como practicar una higiene adecuada. Y acudir a tus revisiones habituales con tu dentista, al menos, una vez al año.

El tratamiento periodontal, si fuese necesario, se realiza en función del grado de afectación de cada paciente. Es necesario un estudio pormenorizado. “Debemos registrar, al menos, la profundidad del surco gingival, la recesión de las encías y las movilidades dentarias”, aclara Pelayo Antuña, director de Clínica Antuña de Alaíz. Además, una serie radiográfica nos dará la información complementaria para valorar el grado de destrucción ósea.

En menor medida, aunque hay casos que así lo precisan, podemos complementar las pruebas con estudios bacterianos o estudios genéticos. Estos análisis nos permitirán conocer la predisposición del paciente a desarrollar una enfermedad periodontal agresiva.

Dr. Antuña: “Debemos registrar, al menos, la profundidad del surco gingival, la recesión de las encías y las movilidades dentarias”

De cualquier forma, ahora más que nunca, conviene recordar eso de más vale prevenir que curar. Mantén a raya la gingivitis. No dejes que se convierta en una periodontitis…

 

Negocios de fotografía creado por Katemangostar – Freepik.com

About the Author :

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

START TYPING AND PRESS ENTER TO SEARCH